Educación Infantil

sábado, enero 21, 2006

Desarrollo afectivo-emocional de 0 a 2 años


En los primeros meses de la vida del niño la afectividad aparece en forma de reflejos, de respuestas a estímulos derivados de las necesidades primarias (llora cuando tiene hambre). Así pues, el placer y el dolor está íntimamente ligados a la satisfacción o no satisfacción de sus necesidades. Poco a poco, sus percepciones se cargarán de afecto y se polarizaran hacia lo agradable y desagradable, satisfacción y tensión, todavía en vinculación con su cuerpo. Posteriormente, los estados afectivos, emociones y sentimientos, van adquiriendo una diferenciación y se van haciendo cada vez más conscientes y más complejos .
*evolución de las emociones infantiles:
ya en el momento del nacimiento aparece en las emociones negativas. El niño, al salir del seno materno, donde tenía satisfechas sus necesidades, tiene que enfrentarse con el mundo exterior y buscar la supervivencia.
a los dos meses comienza a desarrollarse en su afectividad, se empiezan a observar las emociones típicas del ser humano: tristeza, alegría, dolor, amor, miedo, ira..... estas manifestaciones afectivas ya no están ligadas a necesidades fisiológicas sino que son provocadas por el mundo que lo rodea.
* El gozo y la alegría.
El gozo aparece ya definido hacia los dos o tres meses produciendo los también con estímulos como caricias o cosquilleos. Sólo al final del primer año la figura en el espejo le proporcionará al niño esta moción.
* La cólera.
Hacia los tres meses aparece la cólera, es anterior al miedo, pero posterior a la angustia. Perjudican en gran medida a el desarrollo emocional del niño. Entre el año y el año y medio, la cólera se manifiesta en forma de pataleos o chillidos .
* La ansiedad y el miembro.
Se trata de dos emociones difíciles de diferenciar: La ansiedad es más primaria, y el miedo supone un aprendizaje y con aunque tiene un gran componente de angustia o perturbación ansiosa Las respuestas son más definidas que en la ansiedad.
* El afecto.
Entre los ocho y los nueve meses de vida ya se distinguen en el niño manifestaciones de ternura y de hacer con el adulto, sobre todo, con su madre .
* El disgusto y la tristeza.
El disgusto y la tristeza surgen cuando el pequeño no se siente satisfechas sus necesidades básicas. Están muy unidos a otras soluciones, como el miedo, la ansiedad y la cólera.
* La presunción.
La presunción aparece alrededor del octavo mes, es la alegría por sí mismo.

2 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

<< Home